Proyecto 2045 la carrera por la inmortalidad, por Patricio Heim

“We are now just three months into the year of our lord 2023, at this moment now in our civilization,
we can create cybernetic individuals who in just a few short years
will be completely indistinguishable from us […]
Which leads to an obvious conclusion. We are the gods now.”
Peter Weyland, personaje de la película Prometheus.

“Scientists from various countries in the world are already developing technology
that ensures the creation of an artificial human body prototype within the next decade.
We believe the biggest technological project of our times will become
the creation of such artificial human body and a subsequent
transfer of individual human consciousness to such a body.”
Manifiesto, Iniciativa 2045

Corre el año 2012. Un sitio de Internet difunde la cruzada científica financiada por un millonario ruso, con el objetivo de alcanzar la inmortalidad para el año 2045. Esto, que parece el guión de un cinta de ciencia ficción, al estilo de Prometheus  o Avatar es, sin embargo un proyecto real.   Inciativa 2045 . Así se denomina el proyecto patrocinado por el joven empresario ruso de las comunicaciones, Dmitri Itskov -un Peter Weiland de carne hueso-  que ya ha contratado a más de treinta científicos para llevar adelante un plan en tres etapas cuyo objetivo es extender la vida humana por medio de la tecnología cibernética. Itskov está llevando adelante una campaña de recolección de fondos entre los hombres más ricos del mundo (según la lista de Forbes) y ha conseguido el apoyo de conspicuos personajes, entre ellos, el eminente experto en inteligencia artificial, Raymond Kurzweil y Tenzin Gyatzo, décimo cuarto Dalai Lama. De hecho, es el propio Kurzweil quién ha estimado que para el 2029 será posible que los ordenadores logren superar la Prueba de Turing, lo que equivale a decir que tendrán una mente inteligente, creativa, consciente de sí misma y poseedora de los atributos emocionales que la harían indiscernible de una mente humana.

 “In the last few years, scientists now begin to show an interest about consciousness, as well as brain specialists, neuroscientists, who also begin to show interest about consciousness or mind. I feel that over the next decades modern science will become more complete,”

Dalai Lama.

Como señala la declaración de principios de la Incitativa 2045, en su sitio de Internet, su equipo humano está trabajando en “crear un centro de investigación internacional en el que destacados científicos se dediquen a la investigación y desarrollo en los campos de la robótica antropomórfica, modelado de sistemas vivos, el cerebro y la conciencia, con el objetivo de transferir una conciencia individual en un soporte artificial para alcanzar la inmortalidad cibernética.” Aunque a primera vista los objetivos de la Iniciativa 2045 puedan parecer desmesurados, lo cierto es que se trata de un esfuerzo coordinado, que cuenta con financiamiento, y el apoyo de expertos y líderes de opinión. Y esto es así porque no se trata del mero capricho de un millonario excéntrico, sino de un proyecto que se inscribe dentro del movimiento transhumanista, siendo hoy en día probablemente su expresión más espectacular, por lo menos en términos de ofensiva comunicacional. Y, aunque los plazos propuestos parezcan demasiado ambiciosos, bien vale revisar sus postulados. No vaya a ser cosa…

 El transhumanismo (H+)

Con antecedentes filosóficos en el humanismo renacentista europeo y la ilustración, el Transhumanismo, como concepto, parece haber sido acuñado por el biólogo Julian Huxley en la década del cincuenta y se ha desarrollado como movimiento cultural e intelectual orgánico y multidisciplinario a partir la década de los años ochenta, nutriéndose de las prospecciones científico tecnológicas para postular su utopía de extensión de la vida humana. Filosóficamente, el transhumanismo  es una forma de   progresismo  evolucionista, racional, cientificista y laico.  Su sello es el de un optimismo rampante, de vocación claramente prometeica. Se trata, en definitiva, de la posibilidad de intervenir consciente -o más bien deliberadamente- en el proceso biológico evolutivo y, eventualmente, hacer posible la migración de la subjetividad individual de seres humanos concretos, hacia soportes externos o virtuales creados tecnológicamente; lo que conduciría, en último término, a la abolición de la muerte. Es esta última posibilidad teórica la que plantea los mayores retos intelectuales. Quiéranlo o no, los activistas del transhumanismo deben lidiar con la critica proveniente de sectores religiosos y de aprehensiones éticas, científicas y filosóficas de diversa índole. El anhelo de trascendencia es tan antiguo como la especie humana. De hecho, desde un perspectiva materialista podría argumentarse que es el proceso mismo de la muerte biológica, con la concomitante extinción de la identidad subjetiva humana, la que gatilla la especulación religiosa y la imaginación de trasmundos que permitan conjurar tal realidad. Por otro lado, podría pensarse que las versiones más eufóricas de ese anhelo secular, como la de la Iniciativa 2045, plantean estas cuestiones desde una especie de hedonismo en fuga, como una vía de escape y una esperanza algo pueril de trascendencia individual, comparable a la criogenización, disponibles solo para quienes puedan pagar por ellas. En términos políticos o sociológicos -suponiendo que la posibilidad práctica estuviera a disposición de la especie humana- ¿por qué debería tener el Dimitri Itskov, más derecho que otro cualquiera a ser inmortal? ¿Por qué no Stephen Hawkins, o cualquier otro? Los criterios de selección frente al bien escaso de la inmortalidad presentan una paradoja que recuerda la cándida respuesta de la candidata a Miss Universo que, puesta en el trance de escoger a un solo ser humano para perpetuar la especie humana, elegiría… ¡al Papa! ¿Quién dice que los bien intencionados postulados de la iniciativa 2045 no se puedan convertir en una nueva forma de darwinismo social y en nuevas formas de eugenesia (o auto-eugenesia) por ejemplo? ¿Del mismo modo que las tecnologías psicofarmacológicas, creadas con propósitos terapéuticos, suelen ser utilizadas con fines hedonistas, y cosméticos? En tal sentido, estas “mejoras” nada tienen que ver con la indagación del ser humano en su propia comprensión o en su modo de interaccionar con el mundo de manera “consciente”. Y he aquí otro concepto problemático. ¿Sabemos exactamente a qué nos referimos cuando pensamos en el descarga de la “consciencia humana” a un soporte externo? La identidad humana individual -la consciencia-  y de modo extensivo la “naturaleza humana” como especie, son cuestiones que actualmente son materia de debate, tanto filosófico como científico. Paradójicamente, en términos de debate público, estas complejidades aparecen más problematizadas en el ámbito de las ciencia ficción (Neuromante, Blade Runner, The Matix, etc) que en los optimistas folletos promocionales de proyectos como la Iniciativa 2045. La brecha existente entre la especulación futurística, basada en el progreso tecnológico, y los resultados contantes y sonantes, tiene un claro ejemplo en los proyectos de Inteligencia artificial llevados adelante en la década de los setenta. Como se sabe, en este campo, los resultados esperados no se dejaron ver y los millones invertidos en experimentación y los ríos de tinta vertidos en la problematización de sus consecuencias morales, tuvieron que ser redireccionados hacia la neurociencia y otras disciplinas, luego de que la emergencia de algo como una conciencia cibernética alojada en máquinas racionales se encontrara con serios escollos para su concreción a través del enfoque computacional. La revisión de la extensa y variada tradición de sistemas filosóficos que informan el pensamiento transhumanista, como también la crítica de su particular activismo, excede los propósitos de esta nota, pero podemos adelantar algunas,  tales como la acusación de ser una forma remozada de gnosticismo, principalmente nel oque se refiere al “desprecio del cuerpo” y en la percepción de la vida orgánica como prisión del espíritu humano, llamado a un destino de fusión con lo divino. También sería de interés revisar el  “cosmismo ruso” corriente filosófica surgida en el siglo XIX, de la cual se desprende toda una filosofía de la naturaleza y teorías sobre la posible evolución de la especie humana, basadas en el concepto de la creación como una proceso no acabado en el que el advenimento de la conciencia humana tiene un papel autotransforamador en el contexto del Universo organizado y regido por una legalidad interior, entendido como Cosmos . Así como el cosmismo ruso tuvo influencia en proyectos tan concretos como la carrera espacial soviética, sería interesante indagar cuánto hay de ella en proyectos como la Iniciativa 2045. Otro referente interesante es el pensamiento del paleontólogo y teólogo jesuita Teillard de Chardin y sus conceptos del Punto Omega al que define como “una colectividad armonizada de conciencias, que equivale a una especie de superconciencia. La Tierra cubriéndose no sólo de granos de pensamiento, contándose por miríadas, sino envolviéndose de una sola envoltura pensante hasta no formar precisamente más que un solo y amplio grano de pensamiento, a escala sideral. La pluralidad de las reflexiones individuales agrupándose y reforzándose en el acto de una sola reflexión unánime”. Definición ésta, junto con la de Noosfera, del mismo autor, que cobran particular vigencia en la era de Internet y las redes sociales. La utopía transhumanista plantea pues un escenario tan apasionante como polémico. Las objeciones a su modelo de desarrollo son también atendibles y tienen implicaciones religiosas, éticas, científicas y actualizan disputas filosfícas y si se quiere “espirituales” que nos enfrentan a lo que somos como especie, al sentido de nuestra existencia y al futuro de la humanidad. Continuará.

 

Compartir:

Sobre patricio heim

patricio heimHeim nació en Lebu en 1958. En 1976 viajó por Turquía, Grecia y Egipto, y cuando regresó abandonó Lebu para establecerse en Fresia, donde comenzó a dar conferencias públicas sobre sus viajes y su continua búsqueda de lo milagroso. Fue seguramente el más emblemático alumno de Gutierrez, al cual conoció en Lebu, en la primavera de 1970. Sin embargo, a partir de 1973, la relación entre ambos fue menos intensa. En 1973, debido a la revolución allendista se vio obligado a refugiarse en Combarbalá, lugar en el que se reencontró con Gutierrez y organizó un grupo de estudios. Posteriormente se radicó en La Serena, donde escribió sus trabajos más importantes e intervino en la creación del Instituto Profesional Gutierrez. En 1974 tornó a trabajar independientemente de Gutierrez, coincidiendo con la partida de éste hacia Santiago. La última vez que se vieron fue en Limarí en 1990. Fragmento autobiográfico: "El trabajo de escuela era aburrido; yo era flojo; odiaba estudiar griego y la rutina en general de una escuela. Afortunadamente los niños tenían bastante libertad y a pesar de que vivía dentro de la escuela, podía leer todo lo que quería. A los trece años comenzaron a interesarme los sueños y como consecuencia también la psicología. A los dieciséis encontré a Nietzsche. En 1976, cuando tenía dieciocho años, comencé a viajar solo y al mismo tiempo empecé a escribir. En ese período era más bien anarquista. Desconfiaba particularmente de cualquier forma de ciencia académica y me prometí nunca pasar un examen u obtener un título universitario. Al mismo tiempo, trabajé intensamente en biología, matemáticas y psicología. Me interesaba enormemente la idea de la cuarta dimensión y por lo mismo estaba muy decepcionado acerca de cómo la 'ciencia' común trataba este tema".

ciencia, disparos, esotérismo and tagged . : , . Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    catalina romero
    patricio heim
    Stefan Sweig
    jorge díaz
    Martin Muñoz Kaiser
    aldo astete cuadra
    carolina reyes
    wilmer skepsis
    Karl Ove Knausgård
    alfredo gaete
    wilfredo carrizales
    Mariana Rodríguez
    emilio gordillo
    Matías Correa
    rosario concha
    Wilmer Alexis
    william burroughs
    ramon díaz etérovic
    cristian oyarzo
    Leonardo Espinoza Benavides
    roger santivánez
    Alejandra Costamagna
    juan ramón ortiz galeano
    maría cristina oliva
    Abraham De Barros
    hugo gómez
    juan echazarreta
    Denisse Valdenegro
    Mariela Katrin Ferrón
    Francisco Ovando
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.