Pegasus, por Michel Deb

pegasus

Pegasus y Grifo eran las dos últimas ciudades de la Tierra, el último refugio de la raza humana. Después de las grandes epidemias la población del planeta disminuyo drásticamente. Virus nunca vistos diezmaron a la población seguida rápidamente  por una serie de fenómenos que terminaron por desatar lo que los expertos denominaron: “el invierno más largo” o “nueva era glaciar”, era un panorama no muy prometedor  para nuestra especie.
Las temperaturas comenzaron a descender rápidamente desplazando a los pocos sobrevivientes hacia el sur, concentrándose en lo que antiguamente se conocía como Patagonia. Lo que siguió a eso fue la última estocada a nuestra maltrecha humanidad el núcleo del planeta se estaba enfriando, lo que provocaría inevitablemente que abandonáramos nuestro hogar. Era como si el planeta estuviera empecinado en eliminarnos, sacudirse las pulgas o sencillamente  vengarse por todo el daño que le hicimos, la única alternativa era salir
Casi al mismo tiempo que la búsqueda de  un hogar propicio para vivir, comenzó  la construcción de las dos mayores obras de ingeniería hechas por el hombre.  Pegasus, la ciudad voladora más grande jamás pensada, capital y centro neurálgico de la casi inexistente humanidad, con un diámetro de 13 kilómetros sustentada por grandes generadores magnéticos e impulsada por motores de antimateria, era un espectáculo que sobrecogía. Grifo tiene la mitad de las dimensiones de su gemela nave, alberga  toda el área militar y las grandes plantas de procesamiento de agua y alimentos, la idea es enlazarlos una vez en el espacio  para facilitar las maniobras.
La construcción tomo diez años, donde solo se pensaba en terminar a tiempo. Las condiciones eran cada vez más difíciles, el frío y el hielo hacían casi inhabitable el exterior. La primera etapa era tener los albergues e interiores listos para refugiar a los casi cinco millones de sobrevivientes lo cual se hizo justo a tiempo, ya que el núcleo estaba llegando al punto de no retorno, solo era cuestión de tiempo para que todo acabara.
Las investigaciones de ciertas áreas de la galaxia y los escaneos profundos, muestran zonas  prometedoras para encontrar sistemas planetarios habitables.  Más allá del llamado Cinturón de Orión. Tenemos muchas chances de encontrar un planeta adecuado, en un ecosistema estable, agua y una atmósfera que permita una rica flora y fauna.

El día había llegado, las dos ciudades flotaban a tres mil metros sobre la superficie. Los discursos y palabras de las autoridades no pueden mitigar el dolor de los millones  que deberán dejar su hogar para buscar en otro sitio, la gente en las calles se atiborraba para sentir el aire frío por última vez, el cielo azul y el blanco en el suelo. Los que no podían ver todo por los canales internos, la que sería la última visión de la Tierra original. Esto marcaba la expansión, el exilio forzado de toda una raza. Muchos lo veían con tristeza y desesperación, otros como la oportunidad de crecer, o el curso natural de una civilización. Los altavoces llamaron a todos, tenían que ingresar. Los únicos que quedaron en las calles fue el personal militar, quienes tenían sus propias  ceremonias y juramentos antes de abandonar todo.
Recuerdo estar de pie al borde la bahía de carga número 6, mientras veía a la Pegasus elevarse entre las nubes. Ya de eso van cuatro años, llevamos la mitad del camino a nuestra primera parada. Solo puedo pensar en lo que dejamos atrás y en quienes tal vez regresen algún día, con la experiencia necesaria para no repetir los mismos errores, que la lección haya sido aprendida. Nos queda la esperanza de sobrevivir y tener un nuevo comienzo, el camino es largo, somos fuertes, lo lograremos, de eso no tengo duda alguna.
Mi turno está terminando, buenas noches… bitácora personal, PM Saint-Claire. Fecha oficial: 12 de Diciembre 3652… nave Grifo… fuera.

 

Relato perteneciente al libro “Los sueños de GN-I” que será publicado a mediados del 2014
Michel Deb
www.micheldeb.tk

 

Ilustración: Oscar Saldarriaga (Colombia)

http://oscarsaldarriaga.deviantart.com/art/Oscar-Saldarriaga-216352281

 

Compartir:

Sobre Michel Deb

Michel DebNacido el 5 de Abril de 1978, en un contexto político y social complejo en Chile y en el seno de una familia de clase media, desde pequeño sintió afición por la lectura, motivado principalmente por su abuela. Sus autores referentes e inspiradores fueron: Julio Verne e Isaac Asimov, éste último pieza fundamental en su formación creadora. De profesión informático, músico de corazón, fue guitarrista y letrista de la banda chilena La Recoleta. En el año 2009 luego de su paso por la banda, decide abocar toda su energía a la publicación de sus relatos y poesías en un sitio blog, el cual continua permanentemente nutriendo hasta el día de hoy, con más de 30.000 visitas, contando con fieles seguidores y una muy buena acogida. Hecho que lo motiva a publicar en el año 2012 el libro “La montaña de Hierro” que reúne relatos del blog e incluye otras piezas inéditas, moviéndose por las aguas de la ciencia ficción y la fantasía. Trabaja actualmente en su segundo libro de cuentos “Los sueños de GN-I”, el cual vera la vida en el primer semestre del 2014. Además de participar en un colectivo literario “Tenebirs Fabulis”, el cual prontamente publicara un libro ilustrado de terror y fantasía.

ficción, letras and tagged , , . : , . Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    axel chávez
    ana patricia moya
    nicolás campos farfán
    aleqs garrigóz
    francisco varela
    soledad chavez fajardo
    Stefan Sweig
    wilmer skepsis
    allen ginsberg
    victor quezada
    Andrés Torres
    martín cinzano
    arturo ruiz
    Peter Bogdanovich
    juan pablo sutherland
    Francisco Ovando
    John Rodríguez Saavedra
    Ernesto González Barnert
    patti smith
    patricio cortés
    Enrique Herrera
    Felipe Valdivia
    Macarena García Moggia
    ariel rioseco
    Elthon García Almaraz
    ramon díaz etérovic
    sebastián grau
    catalina romero
    Miguelanjel Acosta
    carmen garcía
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.