La última vida, por Michel Deb

 

La última vida

Cada noche Boris izaba la antena por una pequeña abertura que tenía el búnker, encendía el radio y esperaba con ansias la transmisión que, extrañamente, podía oírse únicamente al anochecer.

Hace más de un año que no sabía nada y no había visto a nadie, gustaba de salir al exterior muy temprano por la mañana, cuando la bruma era baja y el aire resultaba ser más respirable. Subía los seis niveles que lo separaban de la superficie, por la única escalera que llegaba a la escotilla de acero hacia el exterior. Su tarea, antes de la epidemia, en el ahora inexistente edificio que está sobre el refugio, era limpiar los pisos.

Ya hacía un año desde que sonó la alarma, eran las diez de la mañana cuando, justo después de su café, todos huyeron al subterráneo. La intensa sirena solo significaba una hecho; un caza traspasó las defensas y detonaría un dispositivo bacteriológico, esa fue la primera de seis explosiones. El virus, modificado genéticamente, provocaba en menos de doce horas el descontrol del sistema nervioso central y en veinticuatro la muerte celular. El panorama que se originó era dantesco, cuerpos tirados por todos lados y en menos de un mes todos ya habían muerto. Solo a Boris parecía no afectarle, y aunque se sentía especial por el hecho de seguir con vida, en su interior lo único que deseaba era no seguir existiendo.

Luego de la catástrofe, uno a uno llevó los cuerpos de todos a las enormes calderas, hasta que solo quedó él, muchas veces pensó en lanzarse, saltar al interior, sin embargo le faltó valor, pues tenia la leve esperanza de encontrar a alguien. Esa pequeña esperanza lo mantenía aún con vida. Siempre al caer la noche captaba las señales de radio; la vida parecía tan normal, música alegre, entrevistas, el clima, hasta programas de humor, no hablaban de ataques, guerras ni mucho menos epidemias, era como si nunca hubiese existido, nada de lo vivido, las muertes, el sufrimiento.

Un día, al pasar más de un año sin poder comunicarse con nadie, no aguantó más. Tomó lo necesario y decidió salir del búnker. No quería terminar sus días solo y pudriéndose en algún rincón. Subió los seis niveles a paso muy lento, casi esperando que una voz divina le dijera que no saliera, abrió la escotilla lentamente y como otras tantas veces, respiró del aire viciado del exterior; solo ruinas y escombros por todos lados, restos de vehículos, ropas y cuerpos casi secos por doquier. Caminó algunos metros y miró hacia atrás, donde se encontraba la entrada al refugio, tenía sentimientos encontrados, sabía que adentro moriría, pero sentía cierto cariño por el lugar, respiró hondo y siguió por donde antiguamente era la calle principal; con sus grandes comercios, tiendas, hermosos jardines y mucha gente circulando.

Hoy, solo cerros de tierra y cenizas.
Mientras avanzaba, recordaba el sonido del tráfico, el hablar de la gente, la risa de los niños, el trinar de los pájaros, se sentía como sumergido en aquellos documentales de Hiroshima y Nagasaki. Ya con sus pies cansados y adoloridos después de caminar horas, sorteando grandes obstáculos y tratando de reconocer la otrora hermosa metrópolis en la cual vivía, se daría cuenta de algo que escapaba a sus más locas visiones y alucinaciones. Comprendió porqué motivo la radio que escuchaba no difundía la catástrofe, porqué razón a nadie había visto vivo ni escuchado en más de un año y porqué el aire estaba tan viciado. Su ciudad estaba literalmente aislada del mundo. Una gigantesca cúpula rodeaba la ciudad. Y comprendió también que su suerte estaba echada, nunca nadie oiría sus gritos y lamentos. Ahora con certeza sabe que morirá solo y pudriéndose en algún rincón.

El mundo se olvidó de ellos, el mundo se olvidó de Boris Chechenko, el último hombre de Grozni.

 

 

Cuento extraído del libro “La montaña de hierro” publicado por Michel Deb en 2012

www.micheldeb.cl

 

Ilustración Oscar Saldarriaga

www.facebook.com/oscar.saldarriaga.ilustrador

 

Compartir:

Sobre Michel Deb

Michel DebNacido el 5 de Abril de 1978, en un contexto político y social complejo en Chile y en el seno de una familia de clase media, desde pequeño sintió afición por la lectura, motivado principalmente por su abuela. Sus autores referentes e inspiradores fueron: Julio Verne e Isaac Asimov, éste último pieza fundamental en su formación creadora. De profesión informático, músico de corazón, fue guitarrista y letrista de la banda chilena La Recoleta. En el año 2009 luego de su paso por la banda, decide abocar toda su energía a la publicación de sus relatos y poesías en un sitio blog, el cual continua permanentemente nutriendo hasta el día de hoy, con más de 30.000 visitas, contando con fieles seguidores y una muy buena acogida. Hecho que lo motiva a publicar en el año 2012 el libro “La montaña de Hierro” que reúne relatos del blog e incluye otras piezas inéditas, moviéndose por las aguas de la ciencia ficción y la fantasía. Trabaja actualmente en su segundo libro de cuentos “Los sueños de GN-I”, el cual vera la vida en el primer semestre del 2014. Además de participar en un colectivo literario “Tenebirs Fabulis”, el cual prontamente publicara un libro ilustrado de terror y fantasía.

ficción, letras and tagged , , , , , . : , . Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    martin muñoz kaiser
    Jorge J. Locane
    Marcelo Díaz Barría
    Israel Regardie
    alfredo gaete
    Guillermo Aguirre
    simón villalobos
    terence mckenna
    javier miró
    Diego Galmez
    jorge teillier
    Uriel Hernández Gonzaga
    juan echazarreta
    Francisco Ovando
    Adriana Dorantes
    david villagran
    Felipe Valdivia
    martín cinzano
    sergio meier
    evangelina caro betelú
    Yorgenis Ramírez
    patricio navia
    juan carlos ordás coria
    Roxana Heise
    juan pablo sutherland
    roberto suazo
    Héctor Prahim
    william burroughs
    carmen martin
    michael rivera marin
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.