forest-on-fire_charlotte-da-ross En esta ciudad la gente tiende a calcular mal el fin del invierno. El frío llega antes de lo esperado y en junio cuando cae el verano de San Juan, los más despistados creen que el invierno ya está aflojando, cuando en realidad se apresta a comenzar. Y así estamos, en pleno julio con mucho frío y gente enferma por todos lados.

El otro día entré a la biblioteca de Providencia y el olor a enfermedad me hizo salir huyendo despavorido. Tanta tercera edad y estudiante universitario compartiendo gérmenes no debería ser permitido. A mi el frío no me molesta tanto. Trabajo en casa y no tengo que subir al metro o al bus congelado mañanas y tardes. En las noches salgo a caminar por el parque con un abrigo de lana que encontré en las pulgas y escucho música, no tanto como antes, pero mucho más que mis amigos que ya no buscan, que se limitan a seguir oyendo lo que alguna vez les gustó. No los culpo, si algo te gusta una vez, quizá te pueda gustar siempre.

Mkrni ha sido mi banda cabecera por más de tres años. No sé muy bien por qué me gustan, pero ese sonido electro-melancólico va muy bien mientras miro como baja el río Mapocho buscando el mar, o sigo con la vista a las niñas que corren por la ribera muy abrigadas y esbeltas.

No soy fan de Pedropiedra, pero el video de esta playlist está de pelos, muy sobrio, preciso, maduro y real, todo en un solo paquete. Catnapp me ayuda a empezar la caminata y Congelador a terminarla. Marineros, Andwanter y Prehistóricos siguen sonando y tienen muchas cosas buenas, aunque a veces se les pase la mano.

Alt-j y Local Natives son las únicas inclusiones anglo de este mes. Marti Ann son un dúo caraqueño muy interesante que hay que seguir. ¿Y qué me dicen de Seo2, gran canción junto a Rulo, J-Nics y Seven Stars. Picnic Kibun tampoco está nada mal. Los mencioné a todos, cosa que nunca hago. Debe ser el frío. Espero les guste. Enjoy.

pablo paz
Pablo Paz nació en Lowell, Massachusetts en 1992. El más joven de tres hermanos, asistió a la escuela católica local y recibió una beca para estudiar en la Universidad de Columbia, donde conoció a varios amigos que después alcanzarían la fama. En el segundo año de universidad abandonó todo para dedicarse a viajar y a escribir. En estos momentos reside en Santiago de Chile.