Boite Regine de Ronald Gallardo, un viaje por la piel del litoral central de Chile

ben-smith

El conjunto de cuentos Boite Regine, se compone de trece historias que están unidas por su pertenencia al litoral central de la Provincia de San Antonio. Allí los personajes se dan cita para articular diversas narraciones de vidas, que en definitiva es lo sustantivo de este nuevo trabajo literario del sociólogo y escritor, Ronald Gallardo.

Este libro abre con el cuento Rubén y Laura y lo cierra el relato que le da el nombre al libro Boite Regine. No es casualidad este ordenamiento pues el narrador construye las diversas historias desde una perspectiva intimista a una más marcada por las objetividades. Se trata de un narrador en primera persona que luego va a dar paso a un narrador con características despersonalizadas. Hace con maestría y dedicación un dibujo de los mundos íntimos y geográficos de cada personaje y de su contexto. Se trata de un narrador que desliza historias donde los colores se ven, los olores se sienten y los lugares, centro de las diversas narraciones, se viven. El lector no puede quedar ajeno, se establece una complicidad entre lo narrado y la lectura. El paisaje está tan bien determinado que en muchas ocasiones ingresas a la lectura. El narrador no deja afuera nada. Al estilo realista, pero con las técnicas del relato actual, Ronald Gallardo, nos invita con la mesa puesta a recorrer el litoral de los poetas.

En El placer del texto, Ronald Barthes dice, «el texto que usted escribe debe seducirme». Los cuentos de este volumen, seducen desde el inicio y lo hacen porque la narración logra mutaciones desde la vida política y su compromiso en periodos de la dictadura a la vida cultural que tiene que ver con la cotidianeidad que hacen los personajes en la actualidad en el litoral central. El recorrido por ese paisaje costero del Chile central, va dando cuenta de la experiencialidad que los personajes son llevados por sus particulares vidas. Todo ello dado por una voz que registra y detalla los entornos, haciendo de estos cuentos verdaderos pedazos de historias de vidas. Bien podemos desde la mirada de los estudios de la cultura, hacer de estos cuentos una revisión científica de la vida y obra de cada uno de los personajes, porque a través de ellos podemos articular una visión histórica de lo que es el litoral central de la Provincia de San Antonio.

Cada cuento está lleno de carne, tienen densidad y sobre todo están cargados de vida, lo que nos recuerda a Nicomedes Guzmán, Carlos Droguett o Manuel Rojas, autores de la gran tradición de la narrativa chilena y que Ronald Gallardo, los repone a través de los diversos guiños que la narración va desarrollando. Existe certeza que lo que se cuenta está estrechamente ligado con lo real y que la ficción parece perderse en ese remolino llamado realidad donde en muchos casos es más ficcional que el artificio mismo.

Por consiguiente los trece cuentos de Boite Regine, son decididos intersticios por donde la luz del sol costero se asoma y cubre con todo su mantel, la vida y el escenario de personajes que llenos de angustias y dolores lejanos se reponen y ya no botan palabras tristes. Mastican el tiempo entre un entrar y salir de tantos bares metidos también en recovecos, de tantas calles cortas que se ven largas porque no concluyen nunca. Se trata de narraciones que fusionan la piel misma de la geografía con los que habitan allí. Se trata en definitiva, de los cuentos que mejor han logrado delinear la historia del litoral de los poetas.

 Max G. Sáez

Director literario MAGO Editores

 

El capitán Beto y yo, por Ronald Gallardo

El tipo manejaba como un loco de atar por la carretera del litoral de los poetas. El tramo entre El Tabo y San Carlos se convirtió en una montaña rusa, subíamos despacio y bajábamos a alta velocidad. El colectivo iba repleto, todos en silencio e impactados por la actitud del chofer. Una mujer de edad avanzada comenzó a increparlo, que cómo era posible tanta irresponsabilidad, que no viajaba solo, qué debía disminuir la velocidad, que parara por favor, «¡me quiero ba­jar!» —dijo a gritos. El tipo detuvo el auto de una sola chantada, dio vuelta la cabeza diciendo mire señora yo no obligo a nadie a subir a mi nave, si usted decidió hacerlo fue por su propia voluntad—. Con toda calma abrió la puerta desde su comando junto al manubrio y la señora se bajó amenazándolo anotaré su patente, ya verá. El tipo nos miró a los tres quienes íbamos aferrados a nuestros asientos, preguntando ¿Quiénes son ustedes? ¿Cuál es tu nombre? Un pasa­jero dijo me llamo Marco, el mío Juan Carlos —dijo el otro. Me quedó mirando fijamente. Me llamo Alicia —dije. ¿Vives en el país de las maravillas? —preguntó, lanzando una carcajada y conti­nuó diciendo Yo soy el capitán Beto de esta ruta, quien quiera se puede bajar al igual que la señora, pero quienes decidan quedarse son bienvenidos, no les cobraré el viaje y los dejaré en su domicilio. Nos volvió a mirar esperando una respuesta, todos asentimos moviendo la cabeza afirmativamente. Yo iba sentada en el asiento del lado de Beto, me di cuenta que ninguno de nosotros nos conocíamos, por un momento dudé de estar en mi provincia, en mi costa amada, todo me parecía distinto, como si hubiese entrado en un mundo paralelo o algo así, cuestiones que le he escuchado decir a mis amigos místicos.

El capitán, abrió la guantera y sacó un CD, al retirar su mano, rozó mi pierna y me miró nuevamente a los ojos, cuestión que me gustó, vi en su mirada un fuego cálido, verdadero, me sentí segura, no sé por qué, pero le sonreí. Comenzó a sonar «The Crying Game» de Boy George y me mató con eso. Recordé mis tiempos de liceana, cuando con un pololo hacíamos la cimarra y nos veníamos a Punta de Tralca a tirar sobre la arena, ocultos entre las rocas y liberados por la brisa del mar. El capitán, como se decía llamar, abrió una ven­tana por donde mirar una aventura futura que quizás viviría y sin darme cuenta me dejé ir en esa realidad. Sin que nadie le dijera nada se metió por un camino hacia lo alto de Las Cruces, se detuvo de manera exacta afuera de la casa de Marco, quien se bajó agradecido, regalándonos una palabra de suerte queridos. Mientras eso ocurría, Juan Carlos, preguntó al capitán si podía encender un pito, a lo que el capitán asintió diciendo si es yerba verde ok, si no te ba­jas enseguida. Juan Carlos río, diciendo es Mayo, hermano—. Y encendió un fruto que perfumó todo el coleto y nuestras aventuras se fueron elevando para llegar a lo que nadie permite, un amor fur­tivo e indecente. La nave hizo un giro y otro más, para dejar a Juan Carlos más allá de la laguna El Peral, casi cayendo al mar, paró en las afueras de una casona en la parte baja de San Carlos. Vengan, bájense —dijo—, acompáñenme. Entramos a un gran salón cerra­do por ventanales hasta el piso y el mar que se venía encima como nuestra aventura. Juan Carlos comenzó a bailar solo, acercándose cada vez más a mí, insinuando sus deseos.

El capitán tomó mi mano sacándome de ahí. Ya sobre su nave y todos sus conceptos, con «el anillo del capitán Beto» sonando en el estéreo, nos entrelazamos en un juego sexual eterno que nos hizo uno, sobre esta costilla vital inundada de agua, de amor y salvajes fantasías. Despertamos al amanecer, con el sol dentro de la nave, el capitán encendió el motor y seguimos viajando por la ruta espacial de todos los tiempos.

Pintura: Ben Smith

 

Compartir:

Sobre ronald gallardo duarhtt

ronald gallardo duarhttPoeta, Narrador, Sociólogo (1967). Ha publicado: • Selección de poemas “Azul de diamantes” Editorial Cizarra Cartonera. Santiago Chile 2009. • Pre plaquette poético. “Cabaret”. Ventana Abierta. 2010. • “Cabaret, palabras malescritas”. Plaquette de Poesía. Editorial Ventana Abierta. 2011. • Libro de narrativa “Ciudad Nómade”, Editorial Ventana Abierta. Enero. 2012. • Antología “De viaje” Mago Editores. Noviembre. 2012 • Diario La Nación: Una saga de “Historias Ciudadanas” años 2006 al 2007. • Periódico Plan B: “Crónicas de la calle”. 2002. • Cofundador junto al escritor Enrique Symns de la revista Cerdos y Peces en Chile y corresponsal para la revista en Argentina. Años 2002 - 2005. • “Las transformaciones de la organización social en los primeros asentamientos humanos de la actual comuna de Cerro Navia”. Universidad de Artes y Ciencias Sociales. ARCIS. 2005. • Revista “A Toda Costa de Valdivia”. Columna “Bitácora de Viaje”. Años 2001 – 2003. • Corresponsal en Revista Tiempos de Guerra de Buenos Aires Argentina. Columna “Cordillera Imaginaria”. Años 2000 – 2003. • Cronista y editor en Revista “Qum”, de la ciudad de Rosario Argentina. Años 2007 – 2011. • Director - Editor de Revista Espectáculos contraculturales: “Osobuco”. Años 1987- 1989. Ediciones poéticas audio-visuales: • Ha grabado de lecturas de poemas de Jorge Teillier y Ricardo Nanjari en discos “Pasajeros del Hotel Teillier y Mirar de Afuera, respectivamente. Producidos y musicalizados por el cantautor chileno Rudy Wiedmaier. Años 2004 – 2005. • Desarrolla proyecto instalación audiovisual en la calle, junto al creador multimedia Roberto Sepúlveda de los cortos poéticos: “Mano”, año 2006. “Azul de Diamantes”, Año 2007. “Máquina” Año, 2008. Calle Magnolia, para viajar por la magia y construir nuevas realidades. • Vocalista poético del grupo de rock trans-visual “La nave de las locas”. Dedicado al desarrollo de música textual para teatro y cortometrajes. Al interior de la compañía de teatro itinerante “Naciente” dirigida por el Director y actor Hernán Quintanilla. Años 1995-1997. • Actor y Poeta del grupo “Chonchi” dedicado a las representaciones poético-musicales. Años 1985 – 1990. • Fundador del Colectivo de resistencia cultural: “La ultima lágrima, la primera carcajada” de Santiago a la Ciudad de Castro de Chiloé. Años 1984 – 1988.

ficción, letras: , . Bookmark the permalink. Both comments and trackbacks are currently closed.
  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    juan pablo sutherland
    osvaldo diez lagos
    isaac asimov
    rosana ample
    rebeca yanke
    pablo paz
    eva medina moreno
    patricio cortés
    Marcelo Díaz Barría
    jean-luc godard
    alan maldonado
    Tohe Herrera
    martín cinzano
    aldo astete cuadra
    catalina romero
    Enrique Herrera
    alfredo gaete
    Jean Véliz D´Angelo
    yali noriega
    Alonso Gallardo
    wilmer skepsis
    John Rodríguez Saavedra
    cristian oyarzo
    allen ginsberg
    Mauricio Morales
    Mariana Rodríguez
    leo villarroel
    alan meller
    Tomás Browne
    juan santander leal
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.