Bajo el volcán de Lowry, por Yali Noriega

lowry

Me encanta leer historias situadas en lugares que conozco bien; es una manera mucho más íntima de relacionarme con los personajes y la trama.

Esto fue lo primero que me encantó de Bajo el volcán: crecí en Cuernavaca, he recorrido las mismas calles, reconozco las barrancas y cerros de Lowry, las descripciones de la vegetación y el clima son exactamente como mis recuerdos. Empezar a leer fue transportarme a un pasado que he visto en fotografías muchas veces, fue realizar un ejercicio mental de empalme entre sus descripciones, las imágenes de los años 30 y la ciudad actualmente. No todo coincide, por supuesto, pero es una manera de leer y vivir que tiene poca relación con la experiencia de otras novelas.

Las casas, los jardines, la sensación casi contradictoria de exuberancia y abandono, que también se aplica a los personajes de la novela, corresponden con la gente que habita el estado de Morelos – antes de que me critiquen por la generalización, aclaro que esto no aplica para el total de la población ni del territorio, pero si se han dado una vuelta por los pueblos morelenses no les costará trabajo entenderlo.

Malcolm Lowry se adentra en la experiencia humana de una forma extraordinaria. Retrata fielmente el hilo de pensamiento quebrado, resquebrajado por la emoción y por el alcohol. Éste es un punto central de la trama, en apariencia, aunque es más bien el pivote que nos permite entrar en la mente del Cónsul, conocer sus sentimientos, su desapego, su impotencia frente a una vida que se desenvuelve sin su participación, casi a su pesar.

Es esta claridad de Lowry sobre la condición humana la que le permite crear personajes complejos, contradictorios, reales. Al menos en lo que concierne a los tres principales. Quizá su experiencia con la población local fue igual de lejana que la del Cónsul: no es fácil acercarse a los morelenses, sean o no indígenas. Tampoco es que las relaciones entre locales y los extranjeros acomodados que llegaban a la ciudad se desarrollaran en pie de igualdad o cercanía, y el autor lo retrata desde la primera escena en el Casino de la Selva. En fin, que la novela es igual de complicada que la vida.

Bajo el volcán es una de esas novelas que deja claro porqué son clásicas: perduran porque su esencia no depende del momento o del año en que se lean. Sus lecciones no tienen edad. Y aunque en este caso nos quedemos pensando cuál es la enseñanza de Lowry, qué es lo que nos quiso decir, ése es justamente el punto: la futilidad de la vida, la importancia de las conexiones humanas y la impotencia frente a las oportunidades perdidas no son mensajes que se pierdan en el tiempo. Siguen tan vigentes hoy como hace casi un siglo.

Leer a Lowry es un regalo maravilloso. Más aún para quien, como yo, se embarca en una carrera de vida (en este caso, la misma del Cónsul) y busca guías para el camino. Comentando el libro con alguien, me dijeron “Ese cónsul tal vez no sea tu mejor ejemplo”, y eso en sí es otro regalo del autor. Supo crear un personaje entrañable, humano y real que no necesariamente sea un modelo a seguir, pero al cual comprendemos y hasta acabamos queriendo, así, en toda su humanidad.

 

Compartir:

Sobre yali noriega

yali noriegaEscritora mexicana (Ciudad de México, 1984). Es licenciada en relaciones internacionales por la Universidad de las Américas - Puebla y realiza estudios de maestría en Terrorismo y Seguridad en el Reino Unido. Escribe dos blogs, uno personal y uno de opinión, y contribuye con una columna semanal, “La Mirada de Astarté”, en Apolomass.com.

artículos, letras: , . Bookmark the permalink. Both comments and trackbacks are currently closed.
  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    juan ramón ortiz galeano
    viviana góngora
    daniel guajardo s.
    Karl Ove Knausgård
    Jorge J. Locane
    Enrique Winter
    Vlad Rivera
    Denisse Valdenegro
    catalina romero
    william burroughs
    Juan Cartagena Madariaga
    francesc barrio julio
    francisco mattar
    javier flores letelier
    bernardita yannucci
    felipe cussen
    nicolás campos farfán
    ramon oyarzun
    roger santivánez
    julio iván cabello díaz de león
    Drago Yurac
    Miguelanjel Acosta
    Luciano Doti
    jose salomon
    patricio heim
    patricio navia
    Marcelo Valdés
    osvaldo diez lagos
    dira martinez mendoza
    javier miró
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.