Wunyelfe, por Jorge Baradit

Wunyelfe, por Jorge Baradit

  1   La mujer pudo ver desde su ventana el signo definitivo de la capitulación. Al atardecer, un bramido repentino como un trueno rodando por una cañada, como el rumor de muchas y muy rabiosas aguas corriendo desbocadas subió desde las profundidades de la roca donde...