Spring, poemas de Roger Santivañez

the_living_room-balthus

SPRING

Primavera triunfante

-Arturo Corcuera-

 

0

Así como el pájaro de súbito vuela al cielo

La luz desaparece para luego volver invicta

& ser la belleza dorada del jardín junto

 

Al destello del río siempre vibrando en la

Superficie acuática que no cesa de brillar

Sería lindo si tú & yo camináramos sobre

 

Estos bordes perfectos como la canción tan

Brotada de tus labios sólo para mis oídos tal

Vez reclinados a la grama del césped &

 

Ceñidos en tu estilo besando tus espaldas

Hasta la divina cadera aposentada en la

Pelvis del deseo entonces yo vería

 

Llovería la fina garúa de Lima en estas

Landas primavera de purísimas mañanas

Recordando el amor que no se extingue

 

A pesar de tu silencio dormido igual a

La rosa que solita abre sus pétalos

Azules & se guarda en el cofre labrado

 

Del poema que yo escribo para despertar

Tu amor & revivir la canción que gustabas

Decirme sólo a mí escuchándola eterna

 

Sin principio ni final

 

 

1

Arena del desierto celeste aparición

Se expanden los montes cadenciosos

Anillo abierto a la intemperie con

 

Dulzura feroz en la extensión del aire

Insólito sobre alfombra dorada que

La piel de las nubes acaricia

 

Rosada florece la rosa echada

Santidad onírica adivina la divina

Forma distendida en la flotante trans

 

Parencia solar un sueño tus caderas

Levantadas retornas al poema ju

Gando con el viento en tus lentes ahumados

 

Recrea la gloria de tu subida al

Arenero húmedos recónditos jardines

Se dibujan & provoca entrarse en

 

Dicha concha enardecida deidad del

Goce marea breve como un solo atardecer

Delicada perdición en la esbeltez

 

Del marfil nocturno líquida memoria

Amorcillos con ponzoñas de amor en

Sus saetas carmesíes conducta

 

De tu rico conducto que me guía

 

 

2

Amanece la lluvia en los cristales

& en los árboles mojados roza mi

Cuaderno desta primavera es rosa

 

Estalactita que en sus gotas forma

Calatita la desnuda claridad de la

Mañana se avecina tormenta tropical

 

Mas ahora el manso viento repasa

Los confines del río deseante cuyo

Plomo color se luce en quieta

 

Majestad por donde abrigo el ansia

Ensimismada flor dubitativa que

En la luz volátil se redime &

 

Ríe bajo la lluvia salpicando mi

Canción cubierta apenas por el fino

Rocío imperceptible bloques de llovizna

 

Cruzan el aire donde un cardinal

Planea sumergido en la promesa

Del amor ad-portas del verano

 

Pero tú estás lejos envuelta en las

Chompas del invierno dispuesta a

Ser el sueño que se cumple en la

 

Ribera ninfa deste bosque humedecido

 

 

3

Contemplo el río correr tras un día de lluvia

Su caudal viene cargado es una intensa

Masa acuática que pasa & pasa calmando

 

La angustia de mi corazón solitario mientras

Insisto  en poesía me encanta estarme aquí

Sintiendo el fresco anhelante en las hojas

 

De los árboles a la orilla frente a mi cuaderna

Vía dirigida hacia ninguna parte al sol

Quizá brillando en el parque contino al

 

Lenguage cifrado de las altas copas con

Franco murmullar sometimes poblando

El domo del mundo & el gorjeo o el

 

Silbo o el pífaro pifano de los pájaros

Disciernen en los delgados troncos que

Los bordes abrevian rítmicos firuletes

 

Armónicos simétricos verdes como peines

Naturales colgando al son del viento

& otra vez la amarilla sonora de

 

Las frondas arriba cantando no sé

Qué canción tan linda que detiene

La entera realidad & que yo quiero

 

Conseguir aquí en mi poema

 

 

4

Qué dicen los árboles cuando suenan arriba

Qué dirán quiero saber el gran susurro

Del bosque el viento al chocar con

 

Las doradas hojas que el sol pervierte

Toda la realidad se queda quieta prendada

Del tan bello sonido que limpia nuestras

 

Almas cuando las nubes también ponen lo

Suyo viajando por el azul como lentas

Formas inquietantes & a esta hora no

 

Hay nada que se parezca a la muerte

Mañana lloverá me pregunto ante ciertos

Nubarrones a lo lejos pero no me res

 

Ponden sino los pájaros del día con sus

Finos oídos chalchaleros chapoteando con

Dulzura exquisita en un concierto

 

Feliz posado en lo más hondo de mi

Pena redimida sin embargo mediante

La oración que rezo en estos versos

 

El sol se va por instantes como ahorita

Mas la sombra es suave con quien canta

O vuela hasta la nube más divina

 

& estampa allí la última línea del poema

 

 

5

Escucho los variados trinos a lo lejos

Ocultos en la verdura voy a caminar

Entre los árboles erguidos a la orilla

 

Llego al vergel tupido donde oigo

El diálogo de dos cardinals sal

Tando de rama en rama iden

 

Tifico por fín a los cantores &

Respiro el olor de la floresta

Bajo a la dársena de tu sonrisa

 

Allí las aguas del río moran quietas

Cuando el sol empieza a quemar

Pero todavía suavemente es una

 

Delicia su tibio manto amarillo verde

& azul a las espaldas del jardín

Puedo contemplar cada brizna en

 

La explanada pura con su sombra

Penetrante desde el flujo empozado

O el aire muerto de estas horas

 

Ilusas en las que escribo imitando

El sonido de los trinos soy arnaut

Daniel según el viejo ezra reproduzco

 

Esos cantos cifrados aquí en la cifra

 

Del poema

 

6

El cielo está blanco de nubes avanzan

Ellas en formas redondeadas hay alguna

Oscura & otras se deshacen en su viaje

 

Se juntan se abren no están quietas

Dibujan imaginarias tristezas móviles

Desasidas tornan sus frágiles contornos

 

Son continentes de algodón & están en

Algodón mientras el poema las contempla

Cuando de súbito se fragua un blanco

 

Tan lindo tan brillante perla que se va

Quemando en su interior deja sitio a

Ese azul cuya claridad distingue

 

Una pureza inédita en trozos repar

Tidos en el espacio insondable escan

Dinavia o majas desnudas veo en

 

Mi visión fugaz al toque desaparecen

Las siluetas conseguidas nacen nuevas

Vuelven a quitarse dejan libre lo ce

 

Leste islandia solita en medio del tiempo

Que conservo para mi canción nubista

Desprendida de arriba en la majestad

 

Desta mañana & su íntima soledad

 

 

7

Aquí en la mera orilla corre un viento

Dulce mientras contemplo el pliegue & re

Pliegue de las ondas levísimas en la

 

Playa humedecida transparente es el

Agua & permite ver la arena con pe

Queñísimas hojas vivas danzando en

 

El viento otra vez alegre al compás de

Las copas súbitamente frenéticas del

Chico bosquecillo que se inclina sobre

 

El río marrón chicha de jora raíces

Sub-acuáticas débilmente golpeadas

Por la nimia ola silver & su resuello

 

En cordilleras enanas una pluma soli

Taria faltaba desapareciendo luego por

El sendero de las cañas enhiestas ane

 

Gada la estación poética donde usual

Mente escribo mi canción estambres

Se bacilan a millares diminutos &

 

Yo me dedico a escuchar el sonido

Del caudal exhalando del aire

Burbujas intactas en las márgenes

 

Sea sombra o sea luz es divina

 

 

8

Qué me dice la corriente moviendo

Sus aguas brillantes nunca lo sabré

Se van a la mar que es el morir pero

 

Mientras rielan el cauce dos cardinals

Juntos pasan en vuelo rasante sobre las

Ondas que en forma de líneas paralelas

 

Inquietan dulcemente la mañana & de

Pronto se preparan truenos en el cielo

Este es un vergel tan lindo que

 

Parece no andar el tiempo aquí

Al contemplar todavía sin sol

La plomiza realidad transformándose

 

La luz de un auto entre los árboles

Aprecia brisas nuevas misterio de

La oscura bóveda deste raro clima

 

Primavera rubia ¿Dónde estás?

Ya los truenos anuncian el chubasco

Gansos se pasean por la orilla

 

& sus críos picotean la brizna del jardín

Un relámpago cruzó por encima de

Nosotros semeja eclipse extraño

 

Natura caprichosa

 

 

9

Vengo diariamente a contemplar el río

Me calma el corazón mirar las aguas

Hoy día descansadas desde esta

 

Orilla donde un cardinal pasea muy

Orondo entre pequeños arbustos cuyo

Viento los inquieta con belleza

 

El río fluye reflejando en sus bordes

El verde oscuro de los mechones

& por el centro la corriente lentamente

 

Asila un ritmo continuo & sostenido

Caen las primeras gotas en mi página

Mas de pronto cesan & sale un sol

 

Alucinante refugiado en la intimidad

De la brisa mañanera observo el manso

Fluir & el delicado carisma de las hojas

 

Vulnerables aliviando la leve levedad

De estas bucólicos versos inscritos en

El aire inasible del trino divino sobre

 

Mi cabeza & su soledad entre dos

Ligeros bosquecillos reinos del misterio

Que atravieso escuchando a la paloma

 

Cuyo arrullo es presagio del deseo

 

10

Parecen chokekos los que cantan

En el techo verde a mi costado

La corriente está tranquila semeja

 

Una empozada laguna soledosa

Una columna de patos la recorre

Cuando percibo gnomos en el bosque

 

Aledaño sutiles presencias invisibles

& el pájaro en la orilla dando saltos

De pronto todo es paz en la ribera

 

Ahora son dos pájaros sobre la tierra

Poblada por pequeñas flores silvestres

& un par de plumas rotas cruzadas

 

Alfombran el rincón de los muertos

Ayacucho redivivo en dos gansos de

Brillante plumaje en el borde donde

 

Escribo mejor no los molesto & prosigo

La diaria romería hasta el recodo

De los puentes para ser con la quietud

 

Del río unanimismo francés de blanqui

Ñoso peruano en el estado jardín saludando

Al verano que ya se siente en este clima

 

Seco & caliente con la realidad suprema

 

Mente inmóvil

 

 

21 de junio

Comienza el verano

                                                                       -Octavio Paz-

 

1

Primer día de verano en estas landas

La luz se filtra entre las ramas ex

Pandidos sus rayos en estrella se levantó

 

Hace poco se alzó en armas a un costado

Del cielo está joven como el propio estío

Que motiva la canción deja en mi visión

 

Un área pelirroja que los árboles reflejan

Si mis ojos cruzan el río & se posan en la

Otra ribera ahora me situo en medio

 

Del remanso & gozo los trozos de brillo

En el relave de las aguas divinas hú

Medo jardín rodea mi poema & sus

 

Doradas briznas son la Dorata poundiana

En el capricho de mi contemplación voraz

Parabrisas de los autos son también des

 

Tellos que al contacto solar refulgen igual

A la estela legada por los botes remeros oh

Espejos fugaces intervenidos haces

 

Que deshaces tiempo en un segundo ya

No están & la corriente marcha tranquila

Los gansos en fila profusos hoy más que nunca

 

El silbo de las aves del paraíso

 

 

2

Vida de los patos silvestres sobre el

Verde de la orilla limpian su plumaje

Con un gracioso movimiento de cabeza

 

& cuello erguido si alguien se aproxima

No son los cisnes de Garcilazo ni de

Rubén mas su finura es dulzura en

 

La figura que forman enhiestos avanzan

Do con simétrica parsimonia entre las

Quietas aguas del río en el estío más

 

Fresco del solsticio cuando de repente em

Prenden vuelo con belleza de alas des

Plegadas & sonido divino aleteo de

 

Las musas que se alejan haciendo rowing

Semi desnudas rielan los brillos fugaces

Qué haces poesía me pregunto todos  los

 

Días de tu canción oculta en la ternura

Espejeante del ardor reventando en des

Tellos perpetuos naturaleza candente

 

Ahora nada ocurre sólo el aire respira su

Silencio melodioso adios brumoso entorno

Ya está aquí el horno del verano muchachas

 

En riquísimos shorts taladran la melancolía

 

 

3

Una ola de calor suerte de intenso

Vaho me quema la piel cuando

Entro a la realidad & ahora

 

Contemplo el río terso en su perfecto

Viaje refugiado en la floresta me en

Canta el amoroso viento que aquí

 

Se congrega donde cada pájaro ex

Hibe su propio sonido diferente en

La inmensidad del día baña las

 

Aguas medidas de una corriente

Justa para anhelar el verde tapiz

De la orilla del frente con pleni

 

Tud tan clara que sólo un pe

Queño paraíso podría comparársele

Edén impoluto reino del silencio

 

Del aire en que mi corazón se ha

Mojado con lágrimas sonoras por

Que el amor es una línea de gan

 

Sos que se va sin prisa & sin

Deseo & al final sólo quedan las

Aguas inmarcesibles besadas por

 

Las ramas quebradas del olvido

 

4

Hoy día sí parece una auténtica selva

El río colmado hasta los bordes & los

Árboles inclinados bien metidos en las ne

 

Bulosas orillas en un fondo constelado

A pesar de la capa brillante que cubre

La superficie curtida por el sol estival

 

Siluetas de patos & remeros dibujan for

Mas en su sombra fascinada por millares

De reflejos ardiendo a la impresión de

 

La luz sobre las pacíficas aguas in

Mortales como los árboles derribados

Yaciendo en el boscaje después de la

 

Tormenta de ayer & su violencia re

Volucionaria trueno & chubasco intimi

Dante en el infierno remecido de

 

Los vientos más salvajes lluvia de los

Trópicos boreales son sentimentales

De todos modos vibrante natura en

 

Rebelión pero hoy en esta matinal

Acogida del parque el calor seca

Los charcos del pasado pero no el

 

Deseo de tenerte aquí a mi lado

 

 

5

Es dulce la brisa junto al río

Ver las aguas moverse lenta

Mente & a los delicados arbustos

 

Temblar frágiles inquietos en

La incertidumbre de la historia

Cuántas veces renacerán cada

 

Estación como ésta? Para ser la

Belleza que yo trato de cap

Tar en mi canción alelado por

 

La frescura del clima en la

Mañana del parque cuando

El sol principia su itinerario

 

Sobre el cielo más nítido &

Los verdes tan intensos con

Mueven mi visión mientras

 

Los tordos silban a lo lejos

& yo no sé qué hago en este

Mundo a pesar de su hermosura

 

Sigo escribiendo el poema

Quizá llegue a tu secreto

Corazón & lo despierte con

 

La franca de su canto

 

 

 

 

 

 

Compartir:

Sobre roger santivánez

roger santivánezRoger Santiváñez (Piura, 1956) estudió Ciencias de la Información y Artes Liberales en la Universidad de Piura, donde obtuvo el primer puesto en la categoría Poesía en los IV Juegos Florales (1973). En 1975, se trasladó a la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, para seguir estudios de literatura. Ha publicado los siguientes libros de poesía: Antes de la muerte (Cuadernos del Hipocampo, Lima, 1979), Homenaje para iniciados (Reyes en el Caos/Editores, Lima, 1984), El chico que se declaraba con la mirada (Asalto al Cielo/Editores, Lima, 1988), Symbol (Asalto al Cielo/Editores, Princeton, 1991), Cor Cordium (Asalto al Cielo/Editores, Amherst, 1995), Santa María (Hipocampo & Asalto al Cielo/Editores, Lima, 2001), Eucaristía (Tse-tse, Buenos Aires, 2004) y Amásteis (Altazor, Santiago de Chile, 2007). Contacto: royika@hotmail.com

ficción, letrasBookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

Post a Comment

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    bernardita yannucci
    p.d. ouspensky
    máximo ballester
    dana lópez
    alejandro sayeg
    soledad chavez fajardo
    yasunari kawabata
    cristian foerster
    felipe viveros
    Jorge J. Locane
    Ángel Gómez Espada
    Gary Lachman
    Renso Gómez
    alfredo gaete
    Marcelo Valdés
    ricardo chamorro
    Beatriz Mezzelani
    Luciano Doti
    aldo rosales velázquez
    hugo gómez
    juan pablo sutherland
    emilio gordillo
    Natalia Figueroa
    manuel illanes
    wilmer skepsis
    fernanda melchor
    isaac asimov
    Martin Muñoz Kaiser
    leo villarroel
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.