Migral 500, por Ana López

Migral 500, por Ana López

Desnudos boca arriba, los dos en la cama de su casa, pienso que extraño el espejo en el techo. Él gira, se apoya en el brazo izquierdo y me mira. — Qué largo tenés el pelo —me dice mientras me separa del cuello algunas mechas transpiradas. — Y estás muy flaca —agrega....
Por tu propio bien, de Fernanda Melchor

Por tu propio bien, de Fernanda Melchor

  1 El norte de la ciudad de Veracruz huele a coque y polvillo de carbón, a gasolina quemada. Huele al humo de las locomotoras que se desplazan lentamente contra un paisaje de herrumbre y cemento. Aquí todas las bardas están cubiertas de graffiti o de arcos de...