Sus botas, por Miguelanjel Acosta

Sus botas, por Miguelanjel Acosta

Las botas de la muchacha van y vienen por el salón. Sus pasos derrumban las estructuras que van encontrando a su paso. Sin esas botas todo seria diferente, piensa Martín, desde el aburrimiento infinito de su escritorio. Son sus botas y ese aire de desarraigo, de...