Un hombre auténtico, por Mario Spachiaro

 

 

Javier trabajó de barman en Bar’o’metro durante un año y medio, o dos. Le gustaba conversar y contar historias de su vida que, a primera vista, había sido muy intensa. Según él

estudiaba medicina en la Universidad de Chile y ya estaba por egresar (o de titularse, no recuerdo con exactitud); tenía veintiséis años, aunque, a decir verdad, representaba más; había escrito y publicado dos novelas, una de mil páginas y otra de mil quinientas, ambas en inglés, en New York, bajo el sello Penguin; tenía una casa de veraneo en el Mediterráneo y la visitaba todos los veranos (a veces también en invierno); tenía otra casa de veraneo en Reñaca y un refugio de invierno en La Parva; había tomado algunas clases como alumno libre en la Columbia University, donde había tenido de profesores a Jean Baudrillard y Fredric Jameson, entre otros (a Baudrillard lo había conocido en Europa, más específicamente en Marsella, Francia, una noche de Año Nuevo; Jean se le había acercado en un café, intrigado por su acento); sabía de lingüística, literatura, cine, deportes, agricultura y de todas las ciencias (sí, todas); había leído absolutamente todos los libros que nosotros citábamos a raíz de cualquier motivo; había escrito un texto de poemas, que él mismo había traducido al francés (Gallimard lo había contactado para publicarlo); era hincha del club de fútbol de la Universidad Católica, aunque jamás había estado en el estadio San Carlos de Apoquindo; en Amsterdam había sufrido una sobredosis “por una mezcla de muchas cosas” y de no ser por una gitana, que lo descubrió tirado entre unos matorrales por casualidad, no “habría vivido para contarlo”; sabía desde cómo evitar una caña del demonio (con un preparado que había inventado la mañana que tuvo su peor resaca), hasta convencer a un policía de que no le sacara un parte; había estudiado en el Grange, en el Nido de Águilas y en el Instituto Nacional; había hecho un curso de cine en Cuba; conocía a medias unos doce o trece idiomas y hablaba siete a la perfección; tenía un tío aviador (que ostentaba un récord de no sé qué), otro había sido descubridor y dueño del mineral de Chañarcillo, otro actuaba en Broadway y varios tíos (también sus padres) en la actualidad eran dueños de viñas en la zona central; la primera vez que se emborrachó fue a los siete años; en su adolescencia había sido novio de Patricia Rivadeneira (en aquel tiempo ella aún no se desarrollaba por completo, aunque estaba “bien”); había visitado al Papa en el Vaticano, del que había recibido su bendición; se había cruzado con Jorge Luis Borges por casualidad en una calle de Buenos Aires; era amigo personal del senador Ávila y juntos habían fumado marihuana en más de una ocasión; su beatnik favorito era Gregory Corso; había nacido en Miami, por lo que tenía doble nacionalidad; su apellido aristocrático no le importaba, aunque lo mencionaba cada vez que podía; una vez en Alaska se había caído treinta metros al interior de una grieta de hielo, pero había salvado ileso; en una oportunidad había ganado el Kino y en otra la Lotería de Concepción (con montos bajos, lamentablemente, en ambos casos); odiaba la mentira; había jugado water polo y había sido seleccionado de su colegio; había tenido una infancia muy solitaria; tenía seiscientos discos compactos (“y algunos vinilos”) de todos los estilos de música, pero rara vez los escuchaba (por falta de tiempo); su afición favorita era el ajedrez, aunque nunca quería jugar; se había lanzado en parapente una vez; una noche había caminado desde Estación Central (venía llegando del sur) hasta el Apumanque (ahí vivía su novia) porque, inexplicablemente, no encontró ningún medio de transporte que lo llevara; le gustaba correr olas en Hawai, aunque prefería (por cuestiones de caída y duración) las de Pichilemu; tenía dos teléfonos celulares y un perro de nombre Ariel; jamás había andado en bicicleta; no conocía a Severo Sarduy, aunque sí a Roland Barthes; le gustaba mucho la filosofía y pensaba escribir un libro acerca del ser; una sola vez jaló coca y no le gustó; había participado en una expedición al Everest, aunque una grave infección estomacal lo obligó a permanecer en el campamento base (la expedición había logrado poner a uno de sus integrantes en la cima); trabajaba de barman en el Bar’o’metro por hobby, su real ganancia estaba en el negocio del arte (compra y venta de pinturas, principalmente); quería mucho a su familia aunque no los veía hace varios años; era muy amigo de sus amigos; iba a terminar su carrera de medicina, a ganar mucho dinero, a comprar una casa en Chicureo, a casarse con una mujer espectacular (en todos los sentidos posibles), a tener cuatro hijos y a ser feliz, muy feliz.

Y seguro así será, no lo pongo en duda.

 

 

 

 

 

 

Compartir:

Sobre martín cinzano

martín cinzanoNació en Guayaquil en 1977. Ha escrito poemas, cuentos y ensayos, además de coeditar la revista Descontexto, en Santiago de Chile. Ha publicado artículos sobre literatura y cine en medios impresos y electrónicos mexicanos, argentinos, chilenos y españoles. En el año 2011 publicó Perdido (texto ganador del Concurso Nacional de Crónica Urbana, organizado por la Universidad Autónoma de la Ciudad de México, 2008), compilado de crónicas urbanas redactado en México.

cronicas, letras and tagged . Bookmark the permalink. Trackbacks are closed, but you can post a comment.

One Comment

  1. Anonymous says:

    Excelente!!! Leyendo me bajó la melancolía de los tiempos de la Universidad y el taller de poesía del poeta Morales, de las tardes de invierno en clases de Literatura General y del monográfico del Quijote, las quijotescas hazañas cotidianas y de la sanchificación de Quijote y de la quijotización de Sancho, y de la triste muerte cuerda de nuestro héroe… uf!!!! Tantos recuerdos, tanto jazz y tanta literatura.
    Y la vida da muchos giros y me parece maravillosamente admirable cómo la escritura da cuenta de esos giros y cambios.
    ¡¡¡Felicitaciones al autor!!! Sin querer sonar cursi (o quizás con toda la intención de ser muy cursi)… eres el escritor que siempre pensé que serías y te felicito por eso, muy emocionada, te felicito por eso.
    ¡Qué buen cuento!

    Maggie Smith Ferrer

Post a Comment

Your email is never published nor shared.

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>

  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    Elthon García Almaraz
    John Uberuaga
    patti smith
    carmen garcía
    axel chávez
    gloria dünkler
    eduardo sacheri
    daniel guajardo s.
    isaac asimov
    ronald gallardo duarhtt
    eva medina moreno
    victor quezada
    Renso Gómez
    luz maría astudillo
    carmen martin
    francisco mattar
    Christopher Rosales Tognarelli
    Alejandra Costamagna
    Karl Ove Knausgård
    Felipe Gamboa-Bravo
    Joaquín Trujillo
    christian ramirez
    carmen berenguer
    jasmín cacheux
    Ericka Volkova
    Juan Cartagena Madariaga
    daniel soto muñoz
    Wilmer Mejía Carrión
    catalina romero
    rodrigo verdugo
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.