En la espera, por Bernardo Navia

En la espera, por Bernardo Navia

A la Pollo, en el Bar’o’metro   “Las dióstenas más fruguláceas se jifuntan espantadas por el nimibio másculo del gran heglador”, escribe, arrebatado por las febriles horas del insomnio; “todas las clanicoceas me brujantinan el grabonal”, garrapatea en su pequeña...
Corte Suprema, por Bernardo Navia

Corte Suprema, por Bernardo Navia

  —Pero si ya le he dicho, no sé cuántas veces, que hace varios días que rellené el dichoso formulario del que me habla, ese en que me piden los datos de ella. —Entonces tiene que esperar a que la gente encargada del asunto acabe por tomar cartas en éste. —¡Pero si le...