“Venus in Fur”: La Diosa Salvaje, por Marco Allende

venus-in-fur

En perspectiva, el cine de Roman Polanski tiene señales claras de identidad: personajes empujados a una vorágine potenciada por una atmósfera oscura de fatalidad, seres perdidos por sus propias pulsiones internas, cuerpos obnubilados por el placer, enclaustrados en ambientes insanos que paralizan su voluntad. Su cine también es paródico, quizás como una forma oscura de conjurar la maldad: individuos que, al buscar refugio reforzando las contradicciones de sus actos, se repliegan en una turbia comicidad. Su cine tiene algo de tragedia griega y de comedia burlesca, bebe de Sófocles y de Aristófanes.

Polanski es un demiurgo que expone las fisuras de la naturaleza humana con particular agudeza y que se solaza en describir universos personales que estallan en toda su energía destructiva. Por eso no es extraño que sus películas tengan una relación particular con el teatro en la medida que se sitúan en escenarios cerrados o evocan estados psíquicos clausurados. Varios de sus films han reforzado esa ligazón al ser concebidas como adaptaciones al cine de obras dramáticas. Es el caso de “Death and the Maiden”, “Carnage” y, su última película, “Venus in Fur” (2013).

Como en anteriores incursiones, Polanski realiza una película que se concibe a sí misma a partir del encuentro de dos fuerzas antagónicas que se repelen y necesitan. El desarrollo posterior no es más que la lenta e irreversible consumación de una catástrofe sin estridencias. En la obra de Dorfman era el encuentro vindicativo del torturado y el torturador, en el texto de Jazmín Reza era la discusión desaforada de dos parejas en el living de una casa de la cual no podían salir (con ciertos ecos de “El ángel exterminador” de Luis Buñuel, uno de sus maestros).

En “La Venus de las pieles” (título en español del film) se cuenta la llegada de la actriz Vanda Jourdain (Emmanuelle Seigner) a un teatro vacío para una audición. Allí se encuentra con el director Thomas Novachek (Mathieu Amalric), un hombre impotente por su incapacidad de hallar una intérprete que esté a la altura de la adaptación dramática de “La Venus de las pieles” de Leopold Von Sacher-Mesoch, novela que dio origen al concepto de masoquismo. Vanda llega atrasada al teatro, mojada por una lluvia profusa. A simple vista parece una mujer algo ignorante y tosca. Se comporta como una debutante o, al menos, como una actriz mediocre. Sus ademanes son un tanto groseros y su vestimenta delata cierta vulgaridad. Pero no deja de tener un aura de fatalidad en sus gestos provocativos, en su corporeidad voluptuosa, desenfadada y graciosa. Thomas rechaza su llegada pero es convencido de aceptar una breve audición que le permita escapar de una mujer obstinada en recibir el papel protagónico. Cada uno asumirá un personaje de la obra y dramatizarán una breve escena, todo sea para deshacerse de esta extraña mujer que altera el curso particular de esa borrascosa noche parisina.

Lo que sigue a continuación es un gradual descenso en las personalidades dobles y ocultas, zonas cercanas a la crueldad, desajustes emocionales, intercambio de roles, la cálida turbiedad de esclavizarse ante otro, la violencia consentida. Todo enmarcado en un escenario que alude a un encierro físico y mental, en donde las actuaciones de Vanda y Thomas disfrazan daños infantiles y obsesiones neuróticas, autoflagelantes. Pero Polanski tiene la suficiente cordura y distancia para no quedar atrapado en sus propias obsesiones. Sabe distinguir el rigor de la severidad, la extravagancia de la pedantería. Aún en los momentos de más tensión nunca olvida el humor desengañado que nos provoca repudio y, a la vez, nos fascina.

Aquí estamos lejos de aquellos pozos sin fondo, esos agujeros negros que todo lo devoraban de “Bitter Moon” (tal vez su última obra maestra). Ahora Polanski se ensaña a fuego lento con sus personajes. Pone al descubierto el lastimoso estado de Thomas, víctima de sus propios deseos de ser subyugado por una diosa. Pero se apiada de él al solazarse en las compensaciones de la maldad: ahí está Emmanuelle Seigner, su cuerpo, sus cueros, sus botas, su intuición perversa. Y no dejamos de pensar qué se sentirá ser su esclavo, ser sometido a sus caprichos, a los abusos de la carne. Es el universo de Polanski. Viejo, pero igual de diablo.

 

Compartir:

Sobre pablo paz

pablo pazPablo Paz nació en Lowell, Massachusetts en 1992. El más joven de tres hermanos, asistió a la escuela católica local y recibió una beca para estudiar en la Universidad de Columbia, donde conoció a varios amigos que después alcanzarían la fama. En el segundo año de universidad abandonó todo para dedicarse a viajar y a escribir. En estos momentos reside en Santiago de Chile.

artes, cine: . Bookmark the permalink. Both comments and trackbacks are currently closed.
  • Síguenos

  • Contribuir

    Si deseas contribuir con tu material a la revista, lo puedes hacer aquí, o envía un correo a colaboraciones@dosdisparos.com con tus textos y una breve biografía.
  • Especial de la Conciencia

    anigif_original-grid-image-280

    Dieciséis artículos relacionados con la conciencia: Hofmann, P. K. Dick, Ouspensky, Giannini, Varela, Peña y Lillo, Ginsberg, Burroughs, McKenna y otros grandes autores.

  • Especial De Fútbol Dos Disparos

    especialfutbol

    Una fantástica mezcla entre crónicas, cuentos, fotografía y poesía: Soriano, Sacheri, Cinzano, Navarro, Oyarzún, Meneses, Acosta, Chamorro, Silva, Allende, Velázquez y más. No se la pierdan.

  • Colaboradores

    aldo rosales velázquez
    miguel rodewald
    carlos almonte
    manuel arduino pavón
    francisco varela
    martín cinzano
    alfredo gaete
    fernando sorrentino
    daniel guajardo s.
    Samer Al Kadamani
    Mauricio Morales
    patricio rago
    bernardo rocco
    alicia estopiñá
    hugo gómez
    rosario concha
    juan santander leal
    Cristián Arregui Berger
    bernardo navia
    Uriel Hernández Gonzaga
    daniel rojas pachas
    Ángel Gómez Espada
    Beatriz Mezzelani
    Vlad Rivera
    claudio gutierrez marfull
    Marcelo Valdés
    juan carlos ordás coria
    juan carlos cortazar
    yali noriega
    rodrigo verdugo
  • Newsletter

    Si deseas recibir nuestra newsletter mensual, registra tu correo electrónico.